Algunos cuidados que uno debe tener cuando filma en super-8

Procura saber si la cámara está en buenas condiciones de uso, si no tiene hongos en las lentes y si el motor rueda y puede tirar la película.

Una prueba muy simple es apuntar la cámara hacia una fuente de luz y activar el motor. Mirando a través de la ventana por donde pasa la película se puede ver la luz, a medida que el obturador abre y cierra rápidamente.

Muchos modelos de cámaras tienen un fotómetro automático, pero tenga cuidado en cuanto a si la exposición automática está funcionando adecuadamente. Asegúrese de que la exposición automática hace el ajuste del diafragma correspondente a la sesibilidad ASA de la película que esta usando, pues muchas cámaras sólo aceptan dos sensibilidades que ya no están disponibles en el mercado: las películas 40 ASA y 160 ASA.

Antes de cargar la película en la cámara se recomienda dar algunos golpes en el carrete contra la palma de su mano y intentar girar la película para evitar que estea bloqueada.

Preste atención a la ASA de la película elegida. Las opciones aceptadas por el “Corto 8” para la competitiva de Toma Única serán: la película en blanco y negro Kodak Tri-X que tiene 200 ASA en la luz del día y 80 ASA cuando utilizada con iluminación de tungsteno.

La película en color es Kodak Ektachrome 100D que tiene 100 ASA en la luz del día, pero si se utiliza luz de tungsteno requiere el uso de un filtro de conversión N º 80, lo que disminuye la sensibilidad a 25ASA. Si prefiere no usar el filtro, se distorsionarán los colores de la película, dejando la imagen rojiza. Muchas cámaras tienen un filtro amarillo nº 85 para conversión de color en películas tipo tungsteno cuando expuestas a la luz del día. Asegúrese de que el filtro no se activa a menos que desee utilizarlo.

Es importante recordar que al utilizar una película super-8 positiva, esta tiene una latitud muy baja, es decir, la cantidad de tonos entre el blanco absoluto y el negro absoluto no es superior a cinco stops. Se debe trabajar con un margen de error usando no más que 1,5 stop para más o menos al trabajar con sombras o buscar contraste. Cuando el carrete termine debe surgir una punta con la palabra “Exposed”.

Haciendo una toma única

La película en toma única debe ser rodada en un solo carrete, por lo que los cortes, si los hay, deben hacerse en el gatillo de la cámara – es decir, sin edición posterior.

Algunos modelos de cámaras permiten hacer las transiciones, pero la mayoría no tienen esa posibilidad. También se puede hacer la película en plano secuencia. O, aún, algunas cámaras permiten la ejecución cuadro a cuadro – lo que posibilita producir animaciones en stop-motion.

Preste atención en la duración de la película. El carrete de super-8 tiene 50 pies (15m), lo que permite rodar 3 minutos y 15 segundos “aproximadamente” si la velocidad de la cámara está ajustada para 18 fps (frames por segundo), lo que corresponde a la menor velocidad del super-8. A 24 fps, el tiempo rodado es de, más o menos, 2 minutos y 40 segundos. Una opción es filmar en velocidades superiores para después proyectarse a 18 fps, lo que resultará en una cámara lenta.

El director debe siempre comprobar con mucha atención la iluminación y los ajustes de apertura y enfoque. Para enfocar, prefiera una cinta métrica, o averigue acerca de cómo establecer correctamente la dioptría del visor. Es igualmente recomendable medir la luz con un fotómetro manual – una alternativa a esto es usar una cámara fotográfica con fotómetro incorporado; en caso de duda acerca de la exposición es preferible abrir más el diafragma o aumentar un poco la luz que dejarla subexpuesta. Para directores con poca experiencia con super-8, se recomienda rodar la película en lugares externos, a la luz del día.

Un buen consejo para la producción de banda sonora, sin saber el resultado final de la película, es usar una cámara de video digital filmando durante el rodaje con la cámara de super-8. Filme con residuos iniciales y finales en cada escena, es posible oír el sonido del motor de la cámara de super-8 cuando está rodando, por lo que es más fácil saber exactamente cuánto tiempo tiene cada escena grabada en la película y se puede pensar detenidamente la manera de componer la banda sonora. Se puede planificar los diálogos – si los hay – a fin de dar secuencia a los doblajes que podrán ser ejecutados en directo durante el festival, dando vida a la película ante los ojos del público. Quienes prefieran, pueden apenas montar una banda sonora que se ejecutará en un reproductor de CD, tocado en el comienzo de la primera escena.